ENVEJECIMIENTO DE LA PIEL

Es cierto que el estado nutricional de una persona se refleja en el aspecto físico. Un aporte deficitario en vitaminas, minerales, ácidos grasos esenciales, aminoácidos y/o otras sustancias repercuten negativamente en el cuerpo, por lo que una dieta equilibrada es lo ideal para mantener nuestra salud física en un estado óptimo.

Todavía, el actual estilo de vida y el ritmo de comidas, junto con factores como el estrés o cambios metabólicos debidos a la edad, hacen necesario en muchos casos complementar la dieta con un aporte extra de algunos nutrientes esenciales para retrasar las señales del envejecimiento y mantener una piel bonita y brillante.

Algunas de las causas del envejecimiento de la piel son inevitables y no pueden cambiarse. Nuestra edad biológica determina los cambios estructurales en la piel y la eficiencia de las funciones celulares, que declinan a medida que pasan los años.

Existen tres manifestaciones principales del envejecimiento de la piel y cada una de ellas afecta al aspecto de un modo diferente:

  • Arrugas

El primer signo perceptible del envejecimiento a partir de los 25 años es la presencia de finas líneas y arrugas. Estas finas líneas aparecen en diferentes zonas faciales y son los signos de envejecimiento que se reconocen más fácilmente. Las arrugas más profundas que se forman entre la nariz y la boca están relacionadas con el descolgamiento de la piel y se asocian a una pérdida de volumen.

  • Pérdida de volumen

En la pérdida de volumen, la piel cambia el aspecto general de la cara de un modo transformador, pero muchas veces es difícil de identificar. Lo más evidente es que la disminución del volumen puede conferir a la cara un aspecto negativo, triste o fatigado, lo que a su vez puede dar lugar a percepciones incorrectas del estado de humor o a la imagen de una persona.

  • Pérdida de densidad

Más corriente en mujeres que se encuentran en la menopausia, la pérdida de densidad se manifiesta en la superficie en forma de piel más delgada y débil. La pérdida de densidad afecta a toda la cara en lugar de asentarse en determinadas zonas.

Los signos de envejecimiento de la piel son debidos a factores intrínsecos y extrínsecos. El conocimiento de las causas contribuye a crear un enfoque natural de la prevención del envejecimiento cutáneo.

    • Los rayos ultravioleta son el factor extrínseco que más deteriora la estructura subyacente de la piel y acelera su envejecimiento;
    • La reducción de la síntesis de colágeno en los fibroblastos, junto con la pérdida de densidad del colágeno y del espesor dérmico, es el factor intrínseco principal del envejecimiento de la piel.

Los fibroblastos son dañados por el estrés oxidativo y procesos inflamatorios, reduciendo su capacidad metabólica. Muchos tratamientos, locales y sistémicos, intentan aumentar la densidad del colágeno para recuperar la estructura interna de la piel y frenar su envejecimiento.

La matriz dérmica presenta varios componentes estructurales, siendo el colágeno el más importante cuantitativa y cualitativamente, con un papel principal en la textura y el aspecto de la piel adulta, y cuyo envejecimiento va inevitablemente ligado a su disminución.

El colágeno es una biomolécula de gran tamaño que no se absorbe a través del stratum corneum, aunque se ha visto que la ingesta de colágeno hidrolizado puede frenar el envejecimiento de la piel, mejorando la densidad del colágeno por síntesis endógena.

Muchos tratamientos, locales y sistémicos, intentan aumentar la densidad del colágeno actuando sobre la bioquímica de su metabolismo celular, para recuperar la estructura interna de la piel y frenar su envejecimiento.

La estrategia más efectiva para tratar o prevenir el proceso de envejecimiento de la piel es tomar un suplemento nutricional integral y completo como LUMINOUS SKINAGE® porque:

  1. Optimiza la síntesis endógena de colágeno;
  2. Aporta nutrientes esenciales con propiedades antioxidantes, anti-inflamatorias y regeneradoras para la piel;
  3. Presenta resultados visibles a partir de 2 semanas de tratamiento.