ÁCIDO HIALURÓNICO

El ácido hialurónico es un glicosaminoglicano, un polisacárido que se produce naturalmente en el tejido conectivo a través de nuestros cuerpos, donde el 50% se encuentra en nuestra piel. Es uno de los principales componentes de nuestra matriz extracelular y también tiene un papel importante en la retención de humedad.

El ácido hialurónico juega un papel crítico en la salud de la piel, porque a medida que envejecemos la producción natural de ácido hialurónico disminuye afectando la humedad de la piel, lo que hace que la piel pierda elasticidad y se exponga a los signos de envejecimiento. Su principal característica es la capacidad de mejorar la piel rellenando arrugas y mejorando cicatrices, sobre todo por su alto poder para retener el agua, y por lo tanto, para hidratar, ya que uno de los principales problemas al envejecer es precisamente la falta de hidratación de la piel.

BENEFICIOS DEL ÁCIDO HIALURÓNICO

El ácido hialurónico actúa rellenando el espacio entre las células ayudando a prevenir el envejecimiento facial, ya que presenta propiedades antioxidantes, confiere volumen, sustentación, hidratación, y elasticidad a la piel, mejorando así, su estructura y las líneas de expresión.

La suplementación oral de ácido hialurónico ayuda a mantener la síntesis del colágeno, así como a mejorar la retención  de humedad en la piel, contribuyendo  a los beneficios contra el envejecimiento.

PROPIEDADES COMPROBADAS  DEL ÁCIDO HIALURÓNICO:

    • Hidratación de la piel;
    • Acción humectante;
    • Mejora la barrera de los lípidos;
    • Deja la textura de piel más suave;
    • Líneas más finas y arrugas menos visibles.